Wow Rider day 2021

WOW Rider Day es un evento motociclista no competitivo de 400 km donde hay que certificar el paso por 6 puntos de control, con salida y llegada en Benasque(Huesca).

El itinerario no está definido, solo hay controles de paso con una media de 100 km de distancia entre ellos. La ubicación de los puntos de control y la ruta para llegar hasta ellos es secreta y la iremos revelando a medida que los participantes acrediten su llegada a cada punto de control. El tiempo máximo para realizar el recorrido son 12 horas, lo que permite disfrutar de la ruta escogida por las carreteras de Huesca manteniendo los límites establecidos por la DGT.

El Evento

Tramos de la ruta

Las fotos oficiales

Hall Of Fame
Hall Of Fame
Las fotos oficiales
Las fotos oficiales

La Crónica de la organización

Estos pasados 18 y 19 de Junio, celebramos la WOW RIIDER DAY 2021. En un principio valoramos hacerlo en la preciosa Ainsa, como el año pasado, pero varias son las razones que nos llevaron a decidirnos por Benasque: Por un lado, el cambio de ubicación, ya que nos gusta dar a conocer diferentes entornos, por otro lado el trazado de la ruta que conjuntamente diseñé junto a Alberto Mañeru, y por último, el gran apoyo que nos brindó JJ, director de SOMMOS Hoteles.
No hay que olvidar tampoco la participación como en ediciones anteriores, de Tu Huesca y Huesca la Magia, dos imprescindibles sin los cuales esto sería imposible.

Moto 2 Huesca, Touratech, Continental, Sena, Motocenter Company y La Ruta 47, también estuvieron presentes.
Un mes antes, coincidiendo con el evento Boxer de BMW, nos trasladamos a Benasque 5 de la organización para hacer el trazado de reconocimiento y tras hacer algún cambio me puse a elaborar todo el material (diseño de camiseta, vales, pasaportes, mapas y un largo demás….).

Aparte de algún cambio sin importancia, la mayor variación era la alternativa al Congosto de Ventamillo, el principal acceso a Benasque, que estaba cortado por desprendimiento y no quedaba más remedio salir de Benasque utilizando la ruta de regreso. Nunca me ha gustado diseñar una ruta en la que repita carretera, pero si bien es cierto que al recorrer una misma vía en ambos sentidos la ruta parece diferente, no había más remedio. Con todo, la ruta se alargaba casi 40 km, con lo que la edición 2021 quedaba en 430 km. A pesar de todo, es una ruta rápida. Tiene de todo, carreteras estrechas, anchas, curvas cerradas, abiertas, rectas… pero sobre todo innumerables curvas y muchas montaña. En el reconocimiento hicimos una media de 73 km / hora cuando lo habitual viene siendo 60 km/hora en este tipo de rutas. La calidad del asfalto elegido, también era muy buena.

Con estas medias, Victor y yo no podríamos entretenernos demasiado en los puntos de control ya que debíamos salir los últimos y llegar los primeros. El secreto, claro esta, es coger vías alternativas y más rectas.

A las 8 de la mañana del viernes quedamos en una gasolinera en Navarra para salir. Sorprendentemente llego el primero, situación que aprovecho para revisar la presión de los neumáticos. Esta un poco baja y la ajusto a su medida óptima.

Me extraña un poco que no llegue nadie cuando Victor me llama ¿Dónde coño estas?  Me he equivocado de gasolinera. ¡Empezamos bien!
Llego a la gasolinera adecuada entre risas y cachondeo. “Parece mentira que organices eventos”.

Comenzamos la ruta de ida. Vamos con tiempo. Tenemos previsto llegar entre la una y las dos del mediodía y todavía nos dará tiempo a montarlo todo para recibir a los primeros moteros a las 16:00, así que nos lo tomamos con tranquilidad. Además vienen Enrique y Vicky, que son un poco lentorros.
Una hora más tarde (9:00) ha salido Elena con la furgo de alquiler cargada con las mochilas de los participantes, equipo de música, Photocall y otros enseres del evento y se supone que llegaremos a una hora parecida.

Unas pocas curvas por Navarra, carretera rápida hasta Fiscal y comienzan las curvas hasta Ainsa, y después hasta Benasque, donde llegamos a las 13:30. Hacemos el check in en el hotel SOMMOS Aneto, una maravilla de hotel, por cierto, y nos vamos a comer algo rápido a un garito de enfrente. Elena llega a tiempo y podemos comer todos juntos.

Tras la comida, nos dirigimos al parking del hotel SOMMOS Benasque, donde hemos establecido el campamento base de la WOW. Allí Miguel Angel, de Touratech ha montado los diferentes elementos de los patrocinadores incluidos un arco de meta de SOMMOS y otro de Tu Huesca. Nosotros, montamos el equipo de música y los photocals y a las 16:30 empiezan a llegar moteros y moteras a la zona cero.

Vemos caras conocidas: Pep, de Barcelona, las Pink Bikers, Iñigo Maestu y sus compañeros, Joan, por nombrar algunos, y caras nuevas: Julio, que viene desde Murcia, moteros de Madrid, de Aragón, vascos….

Los de SOMMOS han montado un cañero de cerveza. Estamos a gusto, saludando, contando batallitas y admirando nuestras máquinas. Mañana vendrá lo bueno.

 

Sábado 19 de Junio

No he dormido mucho esta noche. Acostarse tarde, los nervios de última hora y levantarse a las 5:30 no ayudan. Pero hace bueno, luce el sol y no hace frío. A pesar de todo se me ha olvidado traer algo para soportar el fresquillo mañanero y me calzo el forro de la chupa de moto con el chaleco de Motorutas por encima.
A las 6:30, con el equipo de música montado de nuevo, aparecen los primeros en salir, que han de partir a las 7:00. Un poco antes ya se han ido Elena y Edurne hacia Graus a abrir el segundo punto de control. Le acompañan Alberto y Txuma para ayudarlas con los carteles que indican el camino hacia la hermosa plaza de Graus.

Justo antes de salir el primer grupo de motos nos damos cuenta que por un error tenemos en Benasque los mapas que los moteros han de coger en el punto de Graus. Sale a la luz el arte de la improvisación y veo a Iñigo Maestu, habitual en nuestros eventos esperando para salir. No me lo pienso. Llegará antes que nadie a Graus así que le meto el taco de mapas en la maleta y nos hace de mensajero. Los mapas llegan a tiempo.

El sol se esconde y empieza a llover. No torrencialmente pero lo suficiente para ponerse el traje de agua. Esto es el pirineo cuentan los foráneos: tan pronto llueve como hace sol.

A las 8:30 sale el último grupo mientras Victor, Enrique, Vicky y un servidor, nos vamos a desayunar al hotel.
Edurne comunica mediante el Whatchapp de comisarios que ha habido un accidente. Nada grave. En uno de los túneles de XXXXXX con muy poca visibilidad el conductor de una Honda Transalap ha caído al suelo y una Harley que iba detrás se lo ha comido. Nada grave pero ha de venir la grúa y ambos han se continuar de paquete con sus compañeros.

Mientras tanto, los participantes van llegando a Graus. Esta bien señalizado y poco a poco la Plaza Mayor de Graus se va llenando de motos aparcadas en su periferia que van entrando por la estrecha y medieval calle de acceso a la plaza. Todo el mundo hace fotos y se escuchan comentarios de si aquí se ha rodado alguna película, la de “Villaviciosa de al lado”.

El aperitivo de este punto de control se sirve en la cafetería El Cacao. Un sabroso Croissant recién hecho y un café con leche que entran “de cine”.
A Victor y a mí no nos da tiempo a ir a Graus así que tomamos la vía más directa hacia el tercer punto de control situado en Ainsa. Enfundados en el traje de agua, llegamos a Ainsa cuando ya se estan marchando los primeros participantes. Enrique y Vicky nos han acompañado también pero ellos deciden irse sin comer el pincho de Ainsa. Han de abrir el punto de control 4 y prefieren ir tranquilos y con tiempo.

En Ainsa nos espera un pincho de longaniza servido por el Restaurante Casa Alfonso. Riquísimo. Luce el sol y tras saludar a Mañeru y Alicia, comisarios de este punto de control, saludamos a unos cuantos conocidos, David Remón y Paulino Arroyo, de Motos.net, Carles Torras, Lorenzo Mur y Fernando Blasco, de Tu Huesca. Todos con un denominador común: una enorme sonrisa en la cara.

Victor me agarra de las orejas y me saca de Ainsa. No hay que perder tiempo y yo me enrollo demasiado.

Una vez más cogemos el atajo para ir a El Grado, siguiente punto de control. Llegamos en solo media hora antes siquiera de que llegue el primer motero. Ellos irán por la impresionante sierra de Guara donde el asfalto es muy estrecho y el paisaje espectacular, sobre todo cuando la vía pasa junto al río Vero que dibuja un impresionante cañón en su trazado.

En plena sierra, los participantes han de hacer una parada en un punto de control fotográfico para inmortalizarse junto a la Carrasca milenaria de Lecina, declarada Árbol Europeo del Año. Se han celebrado bodas bajo su copa, se han sellado pactos bajos sus hojas… hoy recibirá la visita de cientos de motoristas.
Llegamos al Restaurante Tres Caminos. Somos los primeros. Enrique y Vicky han abierto el punto de control  y esperan a todos los participantes con una cerveza. Victor y yo nos pedios otra bien fresca y nos sentamos a comer con Elena y Edurne que ya han llegado también y Txuma y Alberto que tendrán que irse pitando a abrir el último punto de control de la ruta.

La comida es muy buena también, parece que hemos dado en el clavo. Escaixada de bacalao  de primero  y carne a la brasa o trucha de segundo con un postre casero y café. El tiempo nos respeta y podemos comer en la terraza.

Abandonamos el Restaurante cuando más o menos ha llegado un tercio de los participantes y al irnos, saludamos al grupo de franceses también habituales tanto a WOW Rider como a NavaRIder: Los Peigneguy.

Con el depósito lleno (hemos repostado antes de comer frente al restaurante), emprendemos la vuelta a Benasque haciendo un alto en el último de los puntos de control en ruta: EL Campling Baliera. Los participantes deberán seguir la ruta oficial y hacer una parada más en otro punto fotográfico situado en el Monasterio de Santa María de Alaón. Sergi, el director del camping fue encargado de un punto de control en una Rider 1000 y nos ha colocado una carpa del Motoclub Pont de Suert para crear un poco más de ambiente. Cuando llegamos, ya esta todo montado y Txuma y Alberto estan preparados para recibir a los moteros que llegarán enseguida. Saludamos a Sergi, bebemos un refresco frío y nos volvemos a Benasque que esta a tan solo 40 km del camping. Justo al pasar por la puerta del camping nos cruzamos con el primero de los moteros, lo cual nos da un margen de 30 minutos para montar todo a la llegada.

Según nos acercamos a la meta, tenemos que ir sorteando varias moñigas de vaca situadas estratégicamente a lo largo y ancho del asfalto. Una de ellas no la consigo esquivar y CHOFFF. “Joder!!! Me he pringado la bota de mierda!!. Victor, que va detrás de mí a unos 25 metros responde por el intercomunicador: ¿Qué te has manchado la bota? Imagina dónde esta el resto”

Llegamos a las 16:30, la hora prevista. Hemos calculado bien el tiempo pero no podemos dormirnos en los laureles porque dentro de poco empezará el flujo constante de moteros, así que nuevamente montamos el equipo de música y atamos los photocals a nuestras motos. Tras varias pruebas en farolas, vallas y demás mobiliario urbano, hace un par de eventos que llegamos a la conclusión que lo mejor era atar el photocall a la moto. Estas máquinas sirven para todo.
A las 17:00 comienza a llegar todo el mundo. Todos con una gran sonrisa. Parada en el Hall of Fame para obtener la foto de recuerdo y sellado en la carpa de meta. El servidor de informática hace su trabajo y al momento envía el correo con el diploma del evento.

Poco a poco el parking del SOMMOS Benasque Spa va quedando vacío: hay que darse una ducha y prepararse para la fantástica cena que nos han preparado.
A las 23:00 hacemos el sorteo de los productos cedidos por los patrocinadores y a las 00:00 como cenicienta y por culpa de la COVID-19 abandonamos el hotel.

Menos mal que hoy mismo nos han dado un poco más de cuerda y podemos echar un gin tonic en los bares de la zona, que tienen permiso para abrir hasta las 3 de la mañana.

Otra WOW cumplida. El año que viene, más y esperemos que mejor, aunque va a ser casi imposible superar esta. Eso sí: Nos veremos nuevamente en Huesca.



Ir arriba